27Sep

Recambios Gafas De Sol Ray Ban

Lo m importante en este aspecto es la disoluci de las convenciones, que se produce antes, durante y despu de las fiestas. Nadie acude a ellas con invitaci ni tampoco se requiere ninguna justificaci para ello: basta con querer ir o con dejarse caer por las buenas. Ni razones, ni convenciones.

Me atrevo a hacer extensivo el ejemplo de Bioy a esos rostros que persisten, o quizás a uno solo, al del gran amor. Y por amor no aludo a uno idealista sino más bien a ese que también se podría ubicar en la vereda opuesta al de la posesión concreta, porque es aquel al que se lo posee en el recuerdo. El que es imprescindible sí, pero que puede no estar y, sin embargo, yace dentro, como ese poema, como diciendo: «no te necesito para amarte, vas a ir toda la vida conmigo».

Y todav hay que escuchar a un integrante del gremio policial, pidi explicaciones al Ministerio del Interior por la inseguridad, entonces que dejan para nosotros los simples mortales, que nos matan a un familiar, aun compa de trabajo o aun vecino cualquiera de estos delincuentes y algunos casos hace 5 o mas a que est sin resolverse, y ac nos conocemos todos, resulta que si es un polic en menos de 6 horas esta el caso aclarado. La verdad me indigna que todo funcione de esta manera. Y que en 25 a de distintos gobiernos, ninguno pueda poner, rejas, levantar y mantener los alambrados, poner gente con perro a los alrededores de los hogares del INAU para que no entren por una puerta y salgan por la otra..

No es literatura clásica, no adquiere prestigio por su transmisión en clase. Debe consumirse antes de fin de mes. Debray dice haberse convertido en un Maverick, palabra inglesa que seala a un ser inofensivo, y que, por mi parte, me evoca el aire ingenuo del gran James Garner en la serie del mismo nombre..

Siempre sera aquel ni molesto.La opcion de cambiar eso siempre esta, la voluntad del querer es la que falta, siempre con la instrospeccion me he dado cuenta de muchos defectos pero esta vez ya no era necesaria, esto ya se mostraba en el exterior, al ver aquel espejo quede petrificado como si mi mirada fuera la de una Gorgona, y mi cabeza que afirmaba «si, ese sos vos» , «en eso te estas convirtiendo», muy alterado porque aquel espejo confirmaba lo que muchos me venian diciendo y yo no reconocia me fui al lugar que siempre todo lo vio, desde mis comienzos, mis yantos, mis deseos. Comence a mirar todo lo que me ofrecia ese punto con esa vista a un mar tranquilo, un pasto verde, hacia dias que no lo veia tan claro, tan sobrio, sin ayuda de nada que manejara mis impulsos ni pensamientos, por eso logre notar que al cruzar la vista con los pies desde el mismo punto que veia aquel mar, aquel pasto, tambien se veia algo desertico, con grandes paredes grises y un silencio de muerte literalmente, estaba a un paso de aquel silencio y se escuchaba, se veia.Los primeros dias estaba convencido de que algo debia cambiar, por que este era el momento, no habia necesidad de seguir comprometiendo mi estado mental. Escalofrios, sudor frio, dolor en el pecho, mucha inquietud, pero la peor lucha era contra mi mismo quien trataba de abandonar ese estado pero que al mismo tiempo se convencia que solo una cosa podia frenar ese malestar y ponernos nuevamente un mundo rosa adelante por algunas horas, las vueltas siempre son muy placenteras y eso jugaba muy encontra por que lo sabia.

Deja un comentario