27Sep

Ray Ban Wayfarer Glass Or Plastic

«Dark Side of the Moon» ha vendido más de 45 millones de copias desde su publicación en 1973 [45 millones de copias ‘obligao’!], porque es obligatorio tener una o varias copias de este disco en casa. Ahora, imagínese un millón de discos por cada ao de existencia. Pero esos números poco importan a la hora de sumergirse en sus atmósferas, de navegar en tremendas melodías y al terminar de entender la arquitectura de un sonido estándar que terminó influyendo a cuatro décadas de música desde el estudio de grabación de Abey Road donde el productor Alan Parsons entendió el rol del productor y la consola como otro instrumento y las 10 canciones como una sola obra sólida..

Este mes, en un curso de la Universidad Pablo de Olavide centrado en información y corrupción, el Máster en Periodismo de Investigación de EL MUNDO ha propuesto la creación de la Asociación de Periodistas de Investigación de Espaa. El encuentro estuvo organizado por la Asociación de la Prensa de Sevilla que preside Rafael Rodríguez Guerrero. Antonio Rubio lo abrió y el juez Pablo Ruz se hizo cargo de la clausura.

Est convencido que si existen. Con actitud de padre comprehensivo y paciente trato de explicarle al ni que la se del consultorio no es un fantasma, no, que el doctor es bueno, que cura los ni chiqutos cuando se hacen nana, y que la gente a veces se quema y queda as pero que ella es buena. Pero no hay caso.

Los mapas generales y de senderos están realmente bien para preparar las rutas y localizar dónde hay zonas infantiles, refugios, aparcamientos. También vienen indicados en las propias páginas, dentro del apartado de cada pueblo. Además, los mapas que incluyen los catálogos de alojamiento, al ser de cada localidad, son muy detallados, con los remontes y servicios, entre ellos, los «campogiochi» o «kinderspielplatz», vamos, los parques infantiles.

Estamos a medio camino de nuestro destino y el siguiente autobús a Can Tho sale a la 5 de la maana! Os podéis imaginar que nos pudimos cagar en todo lo cagable. Pero a grandes males grandes remedios. Desde que nos bajamos del bus había un hombrecillo pululando y diciendo que no había buses a Can Tho y que nos podía acercar a la autopista a interceptar algún otro bus que fuese a nuestro objetivo.

Visto lo visto la cosa que ya iba torcida llevaba visos de mejorar. Decepción. Muy básico, feo, huele a humo, ruidoso, bao cutre amplio de los de entrar y salir haciendo tetris o metiendo los pies en el retrete para poder abrir la puerta. En aparece una multitud llegando a lo que ser la costa de una ciudad grande y moderna, esta gente se amontona y queda atrapada entre el cemento a sus espaldas y el mar. Una civilizaci moderna que parece empujarnos hasta los l La gente va saltando al mar y es rescatada por «peces voladores». Venimos de seres marinos que se animaron a volar.

Deja un comentario