27Sep

Lady Ray Ban Sunglasses

El vandalismo someti tambi a las residencias de los extranjeros quienes protestaron a trav de sus respectivos gobiernos. En fin, para que seguir narrando si la causa se perdi y Tacna fue tomada con inusitada violencia. Lo que se vino despu fue una verdadera pesadilla, que solo este pueblo de temple rebelde y heroico pudo soportar por casi 50 a de duro cautiverio.

«Es una pena pero hay cosas que están premeditadas y contra las que no se puede luchar. Tienen que tomar medidas. Hay árbitros que están a un nivel y otros a otro. L dernire Marienbad es una película indescifrable que cimentaría las obsesiones del Kubrick de los 80 (especialmente con The Shining), subyugado ante esa estilización llevada al límite. Es una película que parece moverse en un loop constante donde la pregunta es una sola («te acordás cuando»?) y donde la respuesta desnuda el mecanismo en el que todos entramos, aquel que anhela preservar la llama encendida («I must have you alive, alive as you have already been every evening, for weeks, for months»). Pero si me corro de las respuestas preconcebidas, aquellas que puedo repetir en un ciclo interminable, si me corro de los argumentos más tradicionales (aunque válidos), The Social Network siempre conserva algo que me hace volver sobre ella con la misma fascinación del momento de su estreno.

El centrocampista también repasó la temporada ‘che’. «Un ao en el fútbol parecen más en un club como el Valencia, donde se vive todo muy intensamente. Ha sido un ao de contrastes. El segundo argumento es sin lugar a dudas el m interesante. La oposici vuelve a errar en insistir sobre una estrategia de agitar fantasmas y miedos a la opini p frente a un partido y un candidato que le es conocido y sobre todo confiable. Pero el error de la estrategia es todav m profundo.

A pesar de esta hiperpresencia empresarial, lo cierto es que los Carceller prefieren el anonimato público. Demetrio Carceller Arce, actual presidente de Damm y quien lleva las riendas de la familia, es un hombre muy discreto que sólo sale de su ostracismo para apoyar sus grandes pasiones: el Real Madrid, sus cuatro hijos (dos chicas y dos chicos) y el pádel. Se casó en la capilla del colegio del Pilar con Paloma Fernández Cid, hija de uno de los críticos musicales más importantes de la época, Antonio Fernández Cid de Temes.

El 6 de febrero lleg a Buenos Aires, donde fue nombrado teniente coronel al mando del las fuerzas que pudiera reunir y subordinado directamente a Jos Rondeau, designado comandante de la campa de la Banda Oriental despu de la renuncia de Belgrano. La Junta le da a Artigas una magra ayuda material inmediata de 200 pesos y 150 blandengues. Despu de eso regres atravesando Entre R y cruzando el r Uruguay por Paysand a fines de marzo.

Deja un comentario